Archivo de la categoría: Mujer

Salvar la vida de una acusada de adulterio

El caso de Sakineh Mohammadí Ashtiani, iraní de 43 años, condenada a morir lapidada por adulterio ha trascendido hoy y provocado una movilización global que ha conseguido parar su lapidación. Pero sigue condenada a muerte, probablemente en la horca. Urge actuar para salvarla.

Amnistía Internacional (AI) recoge firmas contra su asesinato. Firmar es muy fácil, rápido y efectivo, como se ha comprobado en las pocas horas que han mediado desde que se conoció su caso hasta que se ha evitado su lapidación. Así que os animo a hacerlo, os enlazo la página con el cuestionario de firmas de AI y os pido que corráis la voz entre vuestros contactos, para que lean y firmen el comunicado contra la ejecución.

Madre de dos hijos, Sakineh Mohammadí, fue encarcelada en 2005. La detuvieron acusada de haber mantenido una “relación ilícita con dos hombres”, uno de ellos relacionado con el asesinato de su marido. Mohammadí confesó, sin entender los cargos, ni poder explicarse al ser de la minoría azerí que habla un dialecto del turco, así como coaccionada por la policía. En mayo de 2006 fue condenada a recibir 99 latigazos. La sentencia se ejecutó.

Pero posteriormente agravaron la acusación contra ella asegurando que las relaciones sexuales habían ocurrido antes de la muerte de su esposo, es decir, eran “relaciones extramatrimoniales”, lo que se castiga con la lapidación, consistente en enterrar al condenado hasta el pecho y golpearlo hasta la muerte con piedras que no sean tan grandes como para matarlo en el acto, ni tan pequeñas como para no hacerle daño.

En el juicio, dos de los cinco jueces del tribunal la declararon inocente, dijeron que no había pruebas de adulterio y consideraron pena suficiente la ya sufrida de flagelación. Pero los otros tres, incluido el presidente del tribunal, la declararon culpable. El Tribunal Supremo confirmó la condena de muerte el 27 de mayo de 2007 y desde entonces su indulto, que depende de la Comisión de Amnistía e Indulto, ha sido denegado dos veces.

Hoy 8 de julio gracias a la presión internacional, el gobierno iraní ha emitido un comunicado informando que Sakineh no será lapidada, pero sin conmutar su condena a muerte. Tratemos de evitarla, insisto, firmando aquí.

Anuncios

Pase abierto del documental Mirarse el ombligo

El vértigo de una treintañera ante la aventura de la maternidad es el tema central del documental Mirarse el ombligo, co-dirigido por Ana Álvarez-Ossorio y Pilar Gómez, que se proyecta en pase abierto hoy, martes 11 de mayo, a las 21.00 horas en la sala La Fundición de Sevilla (Casa de la Moneda, C/ Habana, 18) y el miércoles 19 de este mes en Madrid, en la Sala Triángulo.

El documental cuenta, ya de partida, con el acierto de la elección del tema al reflejar el dilema de una mujer de 34 años que desea ser madre pero no encuentra el momento, dilema que no es sólo suyo sino de su generación.

El título elegido también es muy certero pues la locución Mirarse el ombligo remite al sentimiento de egoísmo, en mi opinión legítimo, de quien no quisiera que la maternidad fuera una rémora, para su desarrollo profesional, por ejemplo, pero también describe el gesto típico de las embarazadas de mirarse, acariciarse la barriga, de empezar a convertirla en centro de su vida como luego lo será su hijo o hija.

El eje central del documental es la indagación de su protagonista sobre por qué hoy cuesta tanto tomar la decisión de tener un hijo cuando hace no tanto ser madre era incuestionable, un destino, muchas veces el único, para las mujeres. Y la cinta avanza con las conversaciones que la protagonista mantiene sobre el tema con su familia y amigos.

Mirarse el ombligo, con duración de 61 minutos, es una producción de El Mandaíto Producciones, sobre idea original y guión de Pilar Gómez y montaje de Ana Álvarez-Ossorio. Gómez tiene ya una dilatada trayectoria como autora teatral e intérprete en obras como Mejorcita de lo mío, y Álvarez-Ossorio, que estudió en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños (Cuba), ha trabajado en producción de cine y teatro y estrenó hace tres años el documental colectivo Teebra. Retrato de mujeres saharauis.

Todos los interesados en acudir al pase de Mirarse el ombligo (entrada gratuita hasta completar aforo) deben confirmar su asistencia por mail (mirarseelombligo@gmail.com) o teléfono (954 374 103).

Colaborar con las dálits indias


Entre la avalancha de propaganda y cartas de bancos que atestaban mi buzón a la vuelta del verano destacaba un sobre remitido por la Fundación Vicente Ferrer del que quiero hablaros. Su contenido es una guía de su programa De mujer a mujer para la formación, asociación y el empleo de mujeres dálit, intocables.

Ser mujer es, en India (como en casi todo el planeta, por desgracia), nacer con un hándicap. En este caso el de ser una carga para la familia que tiene que ahorrar la dote del matrimonio. Carecer de la dote pone a la mujer a merced de la violencia de su esposo. Tenerla, normalmente, cuesta trabajar desde niña, no alfabetizarse (pese a que la educación básica es en India obligatoria).

La Fundación Vicente Ferrer ayuda a las dálits del área de Anantapur por dos caminos:
– Escolarizándolas: las alfabetizadas han pasado del 2% en 1977-78 al 97%.
– Promoviendo la asociación de mujeres para gestionar talleres formativos, asistencia médica y proyectos empresariales, por ejemplo de artesanía que comercializa la propia ONG .

La fundación (creada por el ex jesuita fallecido el pasado junio, que dedicó cuarenta años al desarrollo de la pobre región de Anantapur, y cuya obra siguen sus colaboradores) ofrece información del proyecto de mujeres y otros muchos en su web http://www.fundacionvicenteferrer.org/

Son iniciativas que persiguen objetivos concretos, benefician a gente de un lugar preciso y con las que se puede colaborar desde un importe mínimo mensual libre para las “inscripciones como socio colaborador”, a los 9 €/mes del “programa de mujeres”, los 18 €/mes del “apadrinamiento infantil” o las “donaciones” de particulares, instituciones o empresas