Archivo de la etiqueta: Pablo Pineda

Conquistada Yo también


El pasado 22 de septiembre escribí un post informando de que la película Yo también, de producción andaluza (Promico), competía en el Festival de San Sebastián. Cuatro días después sus protagonistas, Pablo Pineda y Lola Dueñas, ganaron sendas Conchas de Plata. Ayer fui al pase de prensa y puedo decir que, como al jurado, Yo también me ha conquistado.

El guión sobre el deseo de un hombre con síndrome de Down (Daniel) por una mujer que no lo es (Laura) tenía muchas papeletas para, sino caer al menos rozar, el paternalismo, el victimismo o la sensiblería y sin embargo mantiene una sobriedad y equilibrio totales. Te ríes, lloras, te cuestionas, te emocionas. Y te crees lo que te cuentan todo el tiempo.

Dueñas y Pineda lo bordan. Entiendo el recelo que manifiesta hoy en su crítica Boyero –que por lo demás ha elogiado desde el principio la película y a sus actores– sobre que Pineda más que un gran actor sea un excelente comunicador de su propia experiencia. Es algo que yo misma me planteo. Pero a poco que se piensa se entiende que interpreta. Las tomas – lo sabemos- no son “tomas únicas”, el actor, él, tiene que hacer que sufre, se divierte, desea, se cabrea y hacerlo para el cíclope de un ojo: la cámara.

Además de lo que ya destacaba en mi post de septiembre sobre el valor de desafiar el tabú de las relaciones sexuales de los discapacitados (no sólo con quienes no lo son sino incluso entre sí, como refleja la cinta) Yo también tiene para mi, andaluza y profesional de la comunicación, otros dos valores:

Ser, no sólo en su contenido sino en su factura, un trabajo impecable, muy bien de casting, muy bien interpretada (por protagonistas y secundarios: la familia de Daniel, los Down de la escuela de baile, sus madres, los funcionarios de la Consejería), muy bien rodada (localizada, iluminada, sonorizada), muy bien de banda sonora (muy bien no, fantástica, estoy lampando por comprarme el CD, da un buen rollo impresionante, de hecho os he adjuntado el videoclip pues en el anterior post tenéis el trailler). Da mucha alegría que en una comunidad donde se ruedan tan pocas películas salga ésta tan buena.

Y reflejar una Andalucía, en concreto una Sevilla, muy parecida a la real. Donde se puede bailar flamenquito por la noche (y se hace), donde a veces (más de las que algunos quisiéramos) suenan de fondo bandas de corneta semanasanteras pero donde también se va de afters, donde hay gente alternativa-comprometida-moderna como el hermano del protagonista y su pareja, donde además de monumentos almohades, del siglo XIV, barrocos tenemos arquitectura del siglo XXI, puentes-de-San-Francisco.

En fin, que la película me ha encantado, que presencié aplausos entusiastas de periodistas, algo raro en los pases de prensa, y que vi disfrutar a muchos espectadores Downs y no Downs por una película sobre cosas que importan.

En definitiva que hoy la estrenan y es de las de no perderse. Llevamos una buena racha. Aprovechemos. Y que la racha siga.

Una película andaluza rompe tabués en el Festival de cine de San Sebastián

Una película andaluza compite por la Concha de Oro en San Sebastián. Y no es una película cualquiera. “Yo, también” desafía uno de los grandes tabués de nuestra sociedad, el del amor entre un discapacitado y quien no lo es.

En este caso se narra la historia de Daniel, un treintañero sevillano, que al empezar a trabajar en la Administración se enamora de su compañera Laura, algo que no tendría nada de particular si no fuera porque él tiene síndrome de Down. Igual que Pablo Pineda, el actor que le da vida y que comparte con el personaje el ser el primer europeo con síndrome de Down titulado universitario.

Pineda, un referente hace años para otros síndromes de Down, sorprende en su primera interpretación profesional, en la que cuenta como compañera con la excepcional Lola Dueñas, muy reconocida desde su trabajo en Mar adentro (Amenábar) y Volver (Almodóvar).

Juntos (y con el resto del reparto, con gran presencia de actores Down) componen una obra creíble, emocionante y turbadora que desafía los límites mentales que la sociedad establece y que no sólo marcan como inaceptable las relaciones con discapacitados, sino el amor, el sexo, entre ellos o de cualquier individuo que no se adapte al milímetro al patrón estético que es designado “normal”. Pienso, por ejemplo, en los ancianos.

Por la valentía y el acierto de esta propuesta doy la enhorabuena tanto a ellos como a todo el equipo que la ha hecho posible, especialmente a sus directores Álvaro Pastor y Antonio Naharro y a sus productores, el cineasta Julio Medem (Alicia Produce)y Manuel Gómez Cardeña (de la empresa andaluza Promico Imagen) así como a su productor ejecutivo Emilio González (también de Promico).

Ojalá tengan mucha suerte en el festival que concluye el día 26 y en el que, además, la película opta al premio Kutxa-Nuevos Directores.

Y, sobre todo, ojalá tengan mucha suerte en las salas.