Archivo de la etiqueta: Ismael Lagares

Tertulia andaluza en Canal Sur TV


El programa de Canal Sur TV, Europa abierta, grabó ayer una entrevista a mi compañera y amiga Cecilia Bogaard, directora y editora de la revista digital Tertulia andaluza, con la que colaboro, en su calidad de “europea que ha decidido vivir entre nosotros”.

La idea era seguirla en un día normal de trabajo así que, de algún modo, me vi implicada en una mañana insólita y divertida que comenzó con la irrupción de los compañeros Paco Oliver (redactor) y Marcelo (cámara), de Europa abierta, en el loft donde estábamos trabajando Cecilia, Lucie Secchiaroli, Lakshmi I. Aguirre (vía Skype) y yo.

La grabación siguió con la visita a Alejandro Botubol e Ismael Lagares, pintores y promotores del espacio creativo La bañera, cuya exposición Dos Rombos, reseñé la semana pasada para Tertulia, y terminó con una entrevista a los fantásticos músicos Ismael Sánchez y Vicky Luna que ensayaban un tema inédito en el estudio Alta Frecuencia.

Con la generosidad que les caracteriza, Ismael y Vicky nos autorizaron a grabar el tema, Azul, compuesto por ellos (en música y letra, respectivamente). Es precioso y os animo a oírlo en esta entrada de Tertulia andaluza.

Aprovecho este foro para dar las gracias a todos los que hicieron de ayer un día tan especial: los compañeros de Canal Sur, los pintores Botubol y Lagares, Ismael y Vicky y todo el equipo de Alta Frecuencia (Natuka, Rodrigo, Macarena, Santi, Carlos), encabezados por Paco de la Cueva.

Y aviso al resto de que podréis ver lo que ocurrió y conocer mejor tanto a Cecilia como su proyecto (que considero un poco “nuestro” porque me encanta) en el programa que se emitirá el próximo miércoles 11 de octubre.

Anuncios

Dos rombos: el eterno retorno del arte erótico

Dos rombos, Espacio La bañera
Treintaiocho autores, un formato, cincuenta por cincuenta, y una cita, con el erotismo. Ése es el punto de partida de la muestra Dos rombos inaugurada ayer, en el espacio La bañera de Sevilla y que seguirá abierta hasta el 20-N, fecha cuya huella sigue aún fresca (fue el día que murió Franco, ¿hay quien no lo recuerde?).

Alejandro Botubol e Ismael Lagares, socios en la creación del taller y espacio creativo La bañera han sido los impulsores de la iniciativa y electores del tema. “El erotismo pone mucho a los artistas –nos explicó Botubol, mientras atendía a las visitas- y, hablando con galeristas, nos dimos cuenta de que hacía años que no se abordaba en Sevilla. Así que formulamos la propuesta a un grupo de compañeros y la verdad es que se han sumado con mucha energía, entusiasmo y disciplina, lo más difícil en los artistas, aceptando muy bien hasta la limitación del formato, en su mayoría”.

En efecto, apenas cinco o seis se han insubordinado al límite de la medida. El resto, la ha asumido, aunque sea jugando con el marco y utilizando como soporte uno más pequeño. Es el caso de la tabla de reminiscencias novecentistas en la que se representa un coche de principios de siglo, aparcado en una playa, casi una miniatura de las mediterráneas enormemente retratadas por Sorolla, sólo que reinterpretada, con el cielo invadido de globos infantiles y una protagonista desnuda, de espaldas, acodada en la ventanilla del coche, casi como La muchacha en la ventana de Dali, sólo que más descarada.

También referencias dalinianas se encuentran en la propuesta del propio Botubol, a la que él llama “zapatitos rojos” y que reproduce una mujer fragmentada, todo piernas y pies, ella, en uno de esos escenarios desérticos tan particulares del autor de Cadaqués.

Guiños al puntillismo, referencias al cómic o los storyboards de cine, arte más abstracto o más figurativo, coexisten en el gran mosaico (por su disposición, más bien friso) de esta muestra donde el erotismo está representado sobre todo en su versión lésbica u onanista femenina. Apenas el retrato de un beso hetero, o la reproducción de un pene, con sus escrotos compañeros, rompen la tendencia de ninfas que huyen y se encuentran, mujeres, recostadas, satisfechas, o coños separados de ellas, autosuficientes, casi meras figuras geométricas.

La inauguración fue un éxito. El público llegó a abarrotar la sala que, para la ocasión, utilizó como reclamo, junto a la puerta, una bombilla roja, prostibularia. También de forma excepcional, se proyectaba una sucesión de fotografías de Roy Stuart, acorde con la temática. “A partir de mañana no se verá porque Ismael y yo necesitamos recuperar nuestro espacio de taller, de trabajo” –explicó Botubol.

Lo que sí permanecerán serán los cuadros, y la lista de contacto con los autores para quienes estén interesados en comprarlos. Así como, probablemente, ese Interviú atrasado, dejado como por descuido en la mesa central de la sala, y las tarjetas, de Travesuras de la niña mala, divertida tienda de lencería, cuya visita se recomienda, casi como complemento de ésta.

He escrito esta reseña para la revista on-line Tertulia andaluza, donde ya podéis leerla acompañada de fotos de la exposición (como curiosidad os diré que en la última aparezco entrevistando a Alejandro Botebol). Os animo a entrar a echarles un vistazo y a no perderos la muestra.