Archivo de la categoría: Educación

Primera lección: la mentira

Foto del periódico Público

Es mitad de septiembre, y un grupo de escolares espera a la puerta de un colegio concertado, religioso. Entonces una madre chilla: ¡Juro que aunque me llevo bien con mi marido, estamos separados!

No lo anuncia, de esa manera histriónica, para dar ejemplo de buena convivencia sino porque estar separados da puntos. Por eso hace años que muchos padres fingen separarse (hacen los papeles y se separan legalmente, vamos) para que sus hijos sean admitidos en los colegios concertados.

Padres católicos, me refiero. Que deben ser los que ansían que sus hijos vayan a colegios de ideario cristiano. Aunque tal vez algunos, en el fondo, sólo los prefieren porque son más exclusivos que los públicos, y de una forma inexplicable tienen una ratio menor de inmigrantes y gente de renta baja aunque, curiosamente, deben tener una ratio disparada de hijos de separados.

¿Cómo resuelven esos colegios tal paradoja? ¿Cómo son fieles a su ideario que condena las separaciones como pecado ante tantos niños de separados? ¿O, según un pacto tácito, todo el mundo entiende que la mayoría de los supuestos separados no lo son realmente? Es decir, mienten. Y la mentira, ¿está permitida? ¿No la condena ya el octavo mandamiento? ¿Jurar en vano no atenta contra el segundo?

Confieso que hace tanto que no piso una Iglesia que puede que los mandamientos hayan cambiado. Pero en el mundo laico, sigue siendo tan inmoral como siempre. Por eso rechazo que los niños aprendan, entre las primeras lecciones de la vida, que una de las vías legítimas hacia sus fines, es la mentira.

Anuncios