Archivo de la categoría: ONG

Decrecer o morir

El foro de personas y colectivos, Red Decrecimiento Sevilla, celebra del 13 al 22 de mayo un encuentro para afrontar la coyuntura de crisis económica y financiera, energética, cultural, política, social, ecológica y moral.

La conferencia inaugural fue impartida a medias por el biólogo Miguel Delibes de Castro y la antropóloga y miembro de Ecologistas en Acción Yayo Herrero que alertaron sobre el peligro real de colapso de nuestra civilización, basada en el sistema capitalista y la ilusoria fantasía de que el crecimiento ilimitado es posible.

Resumo el contenido de la conferencia y posterior debate para quienes no pudieran asistir y estén interesados en acercarse a este movimiento de cuestionamiento y transformación y a aportar su grano de arena entrando en contacto con alguno de los muy diversos colectivos implicados: cooperativas agrícolas, banca ética, grupos de teatro, especialistas en salud, formación, urbanismo, asociaciones feministas, de gays y lesbianas, medios de comunicación alternativos, etc. Información sobre los miembros del colectivo Enredados Sevilla Decrece 2011 y programación AQUÍ.

Ya a finales de los 70, según Delibes, se sobrepasó el límite de la sostenibilidad, empezamos a consumir más recursos de los que la naturaleza regenera y a contaminar por encima de su capacidad para depurar.

Parámetros como el consumo de agua, la degradación de la superficie terrestres (de bosque a pastizal, de pastizal a desierto), la concentración de CO2, la fijación de nitrógeno, el agotamiento de caladeros, la extinción de especies etc. hacen urgente un cambio de modelo. Pero, “estamos tan fascinados con nuestro éxito como especie, con nuestra capacidad de desarrollo que no advertimos que ello entraña el riesgo de nuestra extinción”.

Frente a los optimistas biológicos que confían en que finalmente ocurra un milagro y aseveran que nunca antes se ha extinguido la especie humana, Delibes argumenta que ha habido extinciones de pueblos irresponsables en el uso de sus recursos como los pobladores de la Isla de Pascua. “El planeta es hoy una Gran Isla en el universo y si consumimos todos sus recursos, pereceremos como ellos”. Por eso, hay que decrecer.

A pesar de lo cual Delibes llamó a partir del realismo. “Decrecer no es fácil. El ‘creced y multiplicaos’ bíblico es asimismo un imperativo biológico. Toda especie, desde las cucarachas a los humanos tienden naturalmente a colonizar el universo y si no lo logran es por limitaciones externas. Además, no nos engañemos, quienes hemos llegado al siglo XXI lo hemos hecho porque nuestros antecesores se desarrollaron más que otros, a veces a costa de otros. Lo que determina el éxito darwiniano no es, como solemos decir, el ser más apto, más fuerte o tener mayor capacidad de adaptación sino la de reproducirse más que los demás”. Sin embargo, según Delibes, los humanos no somos esclavos de nuestra biología e igual que biológicamente no estamos hechos para volar pero volamos, estamos hechos para crecer pero podemos y debemos decidir decrecer.

Tras el análisis biológico, Yayo Herrero hizo una intervención de corte sociopolítico. La base de la propuesta decrecentista, según ella, pasa por “desbancar la obtención de beneficio como centro de la sociedad”.

“La lógica del sistema capitalista y tecnocientífico actual pone en riesgo la esencia básica y la subsistencia de la humanidad” –denunció-. “Sin embargo, el capitalismo reclama para sí el estatus de ley natural incuestionable, cuando es un sistema arbitrario, una convención y que como tal puede ser cambiado. Y en opinión de los decrecentistas, debe serlo porque:

– Tras la fisiocracia que situaba el valor en la tierra y el capitalismo clásico que lo ponía en los medios de producción, el capitalismo neoclásico actual pone el valor en lo monetario, lo que se puede transformar en dinero y cuestiones como la destrucción de la capa de ozono pueden cuantificarse monetariamente, pero son irreparables.

– El sistema genera una desigualdad evidente entre el 1 y 3 mundo pero también en el seno del primero. Mientras bancos y empresas ganan y crece el PIB, las rentas de los asalariados bajan. En España, entre 1994 y 1996, el gran boom económico, las rentas de trabajo bajaron un 10% y en la Comunidad de Madrid mientras en 1994 de cada 100% que tenía un trabajador debía 60, en 2007 de cada 100 €debe 140, lo que se ha producido es una ilusión de riqueza y una realidad de endeudamiento.

– El sistema obvia trabajos necesarios como los cuidados a niños, mayores y enfermos y prima otros empleos que no sólo no deberían ser prestigiosos sino, por dignidad humana desaparecer. El hecho de que los sueldos de especuladores sean mayores que los de médicos o profesores es una convención que habla de cómo es nuestra sociedad y eso es algo que si queremos podemos cambiar.

– El capitalismo genera hambre en el 3º mundo y hambre de experiencias, insatisfacción constante y ansiedad en el 1º.

– Niega la vejez y la muerte y nos convierte en niños malcriados y competitivos embarcados en consumir más y más sin freno y tener que trabajar más y más horas en trabajos precarios para consumir, vivir lejos de los centros de las ciudades donde los precios de los pisos son muy altos (algunos viven en Toledo o Valladolid y van cada día a trabajar a Madrid con el consiguiente gasto energético). Las mujeres nos hemos incorporado como sujetos políticos y laborales pero generalmente sin que los varones hayan asumido su parte alícuota de trabajo doméstico.

– La separación de los centros de producción y consumo hace que no seamos conscientes de las consecuencias de nuestros actos: el acto de cambiar de tfn. móvil (nuestra voracidad en el consumo tecnológico) parece tan leve que no podemos imaginar la explotación humana que genera en las minas de coltán en Congo. Por eso el decrecentismo propone comprar a productores locales, a los que se puede poner cara, conocer y comprender. La cercanía nos hace más conscientes de las consecuencias de nuestros actos y, en ese sentido, más morales.

– Los medios de comunicación generalistas, cuya propiedad está concentrada en pocas manos incurren con frecuencia en la propagación de consignas interesadas de los poderes fácticos sin cuestionarlas como cuando aseveran en los titulares que “los mercados esperan señales de los gobiernos para recuperar su confianza”. Ya decía el economista José Manuel Naredo que los mercados sólo se apaciguan con sacrificios humanos como las reformas laborales que restan derechos a los trabajadores.

– Toda esta situación ha derivado ya en un deterioro de nuestro sistema democrático tal que imputados por delitos graves no sólo concurren a las elecciones sino que son elegidos por mayoría y líderes de todas las potencias democráticas aplauden el asesinato de alguien como Bin Laden que, como el peor delincuente, merece un juicio con todas las garantías, según los principios democráticos más elementales que decimos defender.

Las líneas de actuación que Herrero propuso son:
– Romper con el tótem de que el crecimiento es no sólo deseable sino inevitable y defender que es posible vivir bien, mejor incluso con menos (menos bienes de consumo y menos gasto de energía).

– Recuperar referentes. “Los modelos no pueden ser Shakira, Angelina Jolie o Dani Pedrosa, sino referentes intelectuales”. Recuperar símbolos y conceptos como los de libertad, justicia, igualdad, integridad, felicidad… No podemos dejar que nos usurpen conceptos como el de libertad las administraciones de las grandes potencias que son quienes los están subvirtiendo”.

– Y en un plano político:
o Desmercantilizar bienes y servicios básicos: agua, vivienda,…
o Limitar la extracción de recursos y el consumo de energía.
o Reorganizar el sistema productivo con energías renovable sy un modelo de biomímesis.
o Reducción de la motorización y volver a la cercanía.
o Políticas ligadas al uso y no a la propiedad de la riqueza.
o Distribución: más y mejores impuestos.
o Revertir la degradación de los servicios públicos.
o Acabar con los paraísos fiscales.
o Reformular el concepto de trabajo: ver cuáles son los socialmente más necesarios y pagar en función de esta necesidad, bien social.
o Recuperación de lo local.
o Crear formas y espacios de vida más humanos, espacios colectivos de crianzas, trueque de bienes y servicio, solidaridad vecinal.
o En general una vuelta del ciudadano a la calle, a la comunicación de los demás, a la recuperación de conceptos y valores como la participación democrática, la decisión autónoma, la libertad”.

Dada la constatación de que los Gobiernos no van en esta línea, tanto los ponentes como los intervinientes en el turno de debate coincidieron en la necesidad de que movimientos como el Decrecentista busquen la mejor estrategia para promover este cambio de sistema. Desde la articulación de una alternativa política a los partidos actúales, al funcionamiento como red descentralizada pero muy activa, todas las opciones están abiertas.

Se constató un interés real por actuar y con urgencia y se compartió cierta satisfacción por comprobar que la inquietud es muy compartida, por un aforo muy números, heterogéneo en edad, ocupaciones, formación y sensibilidad.

Por último comparto los dos referentes teóricos citados para quienes estén interesados en profundizar en estas cuestiones:
– El ingeniero y urbanista Ramón Fernandez Durán, fallecido esta semana, cuyo libro La quiebra del capitalismo global: 2000-2030, se reseña hoy en Babelia.
– Y el economista José Manuel Naredo.

Película sobre la crisis y crisis en la vida real

Se exhibe estos días el documental ganador del Oscar 2011, Inside job (Trabajo confidencial), una película imprescincible para comprender cómo la crisis financiera de 2008 no sólo se pudo haber evitar, sino es un fenómeno buscado por banqueros y especuladores para hacerse más ricos y poderosos de lo que ya eran, a costa de lo que fuera, en este caso, a costa nuestra. Por el famoso Efecto mariposa, el insecto agita sus alas en el corazón de la Gran Manzana y, aquí, en Sevilla, esta semana, despiden a diez periodistas del Correo de Andalucía que se suman a los trece desempleados, por el ERE del pasado año.

Conviene no perderse el relato de cómo los bancos crearon fondos de alto riesgo y convencieron a sus clientes de que invirtieran en ellos, contrataron a las agencias de calificación para que dijeran que eran seguros y luego, ellos mismos los hundieron en un doble juego que les hizo ganar dinero por todos lados.

¿Cómo -me pregunté en la oscuridad de la sala- esas agencias de calificación de las que no había oído hablar jamás antes de la crisis y que han participado en este fraude global de manera tan descarada son hoy fuente citadas como fiables a diario en nuestros medios de comunicación? Este mismo mediodía, en el Telediario de TVE1 he escuchado asombrada que una de las agencias (¿Hay alguna diferencia? ¿Lo sabe alguien? ¿Se lo pregunta el busto parlante?) ha colocado a Japón en el escalón previo a la degradación de su deuda. ¿Qué importancia tiene eso? ¿Qué valor? Si el día antes del crac las agencias aseveraban que todo iba de maravilla y así seguiría.

Llama también mucho la atención, escalofría, comprobar como los principales asesores económicos del presidente Bill Clinton que iniciaron la actual desregulación de los mercados financierons (lucrándose con ello), continuaron su trabajo durante la Administración Bush Jr. y, lo que es aún peor, son a quienes ha recurrido Barack Obama para, supuestamente, salir del actual desastre.

Y, por último, pero fundamental, se desenmascara el nefasto papel de la Universidad. Cómo eminencias de las facultades de Económicas más importantes e influyentes de EEUU y Gran Bretaña ampararon con sus estudios esta desregulación del mercado que nos ha llevado a donde nos ha llevado y no lo hicieron porque se equivocaran, sino porque eran pagados, subvencionados, por las entidades bancarias que más se lucraban con ese status quo. Salvando las distancias con el mundo anglosajón que cómo ya sabemos está en todo mucho más avanzado, es de preveer que en nuestra Europa, gracias al Plan Bolonia, las investigaciones académicas dependan cada vez más de esas financiaciones privadas, por lo que se ve, tan desintersadas. ¿Empezamos a temblar ya?

¿A qué vamos a esperar? El nivel de vida en todo el mundo ha bajado, los causantes no sólo han ganado dinero con ello, sino que al no verse penalizados se sienten reforzados y dispuestos a nuevas aventuras empresariales y el poder político, entretanto… Para empezar, pierde día a día credibilidad. Su incapacidad para actuar hace pensar que quienes realmente mandan son unas instituciones no elegidas lo cual hace que merme la fe ciudadana en la democracia. Si los partidos tradicionales, de izquierda y derecha, no reaccionan el electorado, o se abstiene o busca opciones en los márgenes del sistema. Por eso repuntan partidos de extrema derecha. Y preocupados por la competencia que suponen, según las encuestas, ya andan los líderes de la derecha (Berlusconi, Sarkozy y Merkel) proclamando que hay que reformar el tratado de Schengen y acabar con la libre circulación de personas por Europa. La excusa es la llegada de inmigrantes de Libia. La realidad, un nuevo recorte de derechos que sufriremos todos si no nos oponemos.

El próximo 1 de mayo, Día de los Trabajadores, es una buena oportunidad para manifestar nuestra determinación de no dejarnos avasallar. Y, entretanto, cuantos queráis manifestar vuestra solidaridad con los periodistas de El Correo de Andalucía, podéis hacerlo firmando la carta a la que se accede por este enlace.

Salvar la vida de una acusada de adulterio

El caso de Sakineh Mohammadí Ashtiani, iraní de 43 años, condenada a morir lapidada por adulterio ha trascendido hoy y provocado una movilización global que ha conseguido parar su lapidación. Pero sigue condenada a muerte, probablemente en la horca. Urge actuar para salvarla.

Amnistía Internacional (AI) recoge firmas contra su asesinato. Firmar es muy fácil, rápido y efectivo, como se ha comprobado en las pocas horas que han mediado desde que se conoció su caso hasta que se ha evitado su lapidación. Así que os animo a hacerlo, os enlazo la página con el cuestionario de firmas de AI y os pido que corráis la voz entre vuestros contactos, para que lean y firmen el comunicado contra la ejecución.

Madre de dos hijos, Sakineh Mohammadí, fue encarcelada en 2005. La detuvieron acusada de haber mantenido una “relación ilícita con dos hombres”, uno de ellos relacionado con el asesinato de su marido. Mohammadí confesó, sin entender los cargos, ni poder explicarse al ser de la minoría azerí que habla un dialecto del turco, así como coaccionada por la policía. En mayo de 2006 fue condenada a recibir 99 latigazos. La sentencia se ejecutó.

Pero posteriormente agravaron la acusación contra ella asegurando que las relaciones sexuales habían ocurrido antes de la muerte de su esposo, es decir, eran “relaciones extramatrimoniales”, lo que se castiga con la lapidación, consistente en enterrar al condenado hasta el pecho y golpearlo hasta la muerte con piedras que no sean tan grandes como para matarlo en el acto, ni tan pequeñas como para no hacerle daño.

En el juicio, dos de los cinco jueces del tribunal la declararon inocente, dijeron que no había pruebas de adulterio y consideraron pena suficiente la ya sufrida de flagelación. Pero los otros tres, incluido el presidente del tribunal, la declararon culpable. El Tribunal Supremo confirmó la condena de muerte el 27 de mayo de 2007 y desde entonces su indulto, que depende de la Comisión de Amnistía e Indulto, ha sido denegado dos veces.

Hoy 8 de julio gracias a la presión internacional, el gobierno iraní ha emitido un comunicado informando que Sakineh no será lapidada, pero sin conmutar su condena a muerte. Tratemos de evitarla, insisto, firmando aquí.

Ex-soldado israelí clamará en Sevilla contra la violencia

Itamar Shapira, ex-militar del ejercito israelí y miembro de la organización Breaking the Silence (Rompiendo el Silencio), dará una conferencia en castellano, el próximo jueves 17 de junio, a las 20.00 horas, en el Aula Magna de la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla (calle San Fernando) sobre las acciones de las Fuerzas Armadas de Israel en los territorios ocupados palestinos y las violaciones de derechos humanos perpetradas contra el pueblo palestino.

Shapira, hijo y hermano de militares israelíes y militar él mismo durante una etapa de su vida, es actualmente integrante de la organización “Breaking The Silence”, creada en 2004 por soldados que sirvieron al Ejército israelí durante la Segunda Intifada del año 2000.

Todos ellos participaron en acciones en Gaza y Cisjordania. Una experiencia que fue traumática pues les llevó a constatar la diferencia que hay entre la teoría de unas acciones supuestamente encaminadas a defender la seguridad del Estado de Israel y la práctica de atropellos cometidos, muchas veces, contra población civil inocente. Unos atropellos que siembran el odio y alimentan así un círculo vicioso, de violencia y sangre, que es lo que ellos, ahora mediante la palabra, intentan combatir.

“Breaking The Silence” ejerce fundamentalmente su actividad dentro del Estado de Israel y los territorios ocupados, pues su principal objetivo es crear, allí, un clima de convivencia pacífica. Sin embargo, una vez al año emprenden visitas internacionales para “romper el silencio” que se cierne sobre la realidad del conflicto, dar voz a sus víctimas. Ahora, con ayuda de Aministía Internacional, recorren España, donde han inagurado una exposición fotográfica en el Círculo de Bellas Artes de Madrid (10-20 junio), participado en programas de radio como Hora 25 (cadena SER) y están ofreciendo conferencias en ciudades como Madrid, Toledo, Sevilla, Vigo y Santiago.

He adjuntado arriba el vídeo/resumen de una conferencia anterior de Itamar Shapira, pronunciada en hebreo, subtitulada en inglés y creo entender que traducida simultáneamente al árabe.

Para ampliar información dossier PDF aquí.

Pase abierto del documental Mirarse el ombligo

El vértigo de una treintañera ante la aventura de la maternidad es el tema central del documental Mirarse el ombligo, co-dirigido por Ana Álvarez-Ossorio y Pilar Gómez, que se proyecta en pase abierto hoy, martes 11 de mayo, a las 21.00 horas en la sala La Fundición de Sevilla (Casa de la Moneda, C/ Habana, 18) y el miércoles 19 de este mes en Madrid, en la Sala Triángulo.

El documental cuenta, ya de partida, con el acierto de la elección del tema al reflejar el dilema de una mujer de 34 años que desea ser madre pero no encuentra el momento, dilema que no es sólo suyo sino de su generación.

El título elegido también es muy certero pues la locución Mirarse el ombligo remite al sentimiento de egoísmo, en mi opinión legítimo, de quien no quisiera que la maternidad fuera una rémora, para su desarrollo profesional, por ejemplo, pero también describe el gesto típico de las embarazadas de mirarse, acariciarse la barriga, de empezar a convertirla en centro de su vida como luego lo será su hijo o hija.

El eje central del documental es la indagación de su protagonista sobre por qué hoy cuesta tanto tomar la decisión de tener un hijo cuando hace no tanto ser madre era incuestionable, un destino, muchas veces el único, para las mujeres. Y la cinta avanza con las conversaciones que la protagonista mantiene sobre el tema con su familia y amigos.

Mirarse el ombligo, con duración de 61 minutos, es una producción de El Mandaíto Producciones, sobre idea original y guión de Pilar Gómez y montaje de Ana Álvarez-Ossorio. Gómez tiene ya una dilatada trayectoria como autora teatral e intérprete en obras como Mejorcita de lo mío, y Álvarez-Ossorio, que estudió en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños (Cuba), ha trabajado en producción de cine y teatro y estrenó hace tres años el documental colectivo Teebra. Retrato de mujeres saharauis.

Todos los interesados en acudir al pase de Mirarse el ombligo (entrada gratuita hasta completar aforo) deben confirmar su asistencia por mail (mirarseelombligo@gmail.com) o teléfono (954 374 103).

Conciertos SOS por Haiti en Sevilla

Una quincena de cantantes y grupos andaluces ofrecen durante la próxima semana, en Sevilla, conciertos en solidaridad con los damnificados por el terremoto de Haití.

Toda la recaudación que genere esta iniciativa, preparada en colaboración con Intermón Oxfam, va a ser destinada al fondo de emergencia que la ONG internacional ha abierto para atender a las víctimas del seismo del pasado 12 de enero.

Los artistas programas son, en orden de actuación: La Selva Sur, Jazz de Marras, Neorama, Robot, Gavanna, Rueda, Paco Cifuentes, Semifusas, Maga, Joaquín Calderón, Alfonso del Valle, José Antonio Delgado, Javier Ruibal y Kiko Veneno.

Tocarán los días 3, 4 , 5 y 8 de febrero, en las salas Malandar, Fun Club, Chicote, La Caja Negra, el Centro Cultural La Estación y el Teatro Central y los precios de las entradas oscilarán entre los 6 y los 15 euros.

A continuación os desgrano el programa de conciertos con todos los datos que he recabado sobre ellos:

Miércoles 3 de Febrero: La Selva Sur + Jazz De Marras
Sala Malandar (C/ Torneo 43) 21:30H. Entrada: 10 euros. Reserva de entradas en http://malandar.net/reserva-tu-entrada/

Jueves 4 de Febrero: Neorama + Robot + Gavanna + RuedaSala Chicote (C/ Muñoz León, 5) Macarena 21:30H. Entrada: 8 euros. Reserva de entradas en gavanna_gavanna@hotmail.com

Jueves 4 de Febrero:Paco Cifuentes + Semifusas
La Caja Negra (C/ Barrio de la Fresa, 3) Alameda 21:30H. Entrada: 6 euros. En taquilla

5 de Febrero: Maga + Joaquín CalderonSala Fun Club (Alameda de Hércules, 86) 21:30H. Entrada: 10 euros. Reservas en salafunclub@gmail.com

5 de Febrero: Alfonso Del Valle + José Antonio DelgadoCentro Cultural La Estación (C/ Torrijano 2) Macarena 21:30H. Entrada: 6 euros. En taquillas

8 de Febrero: Javier Ruibal + Kiko VenenoTeatro Central (ver mapa) 21:30H. Entrada: 15 euros.Venta telefónica: 902 360 295 – 952076262
Internet: http://www.unicaja.es. Taquilla de Teatro en días de representación, 2 horas antes de la función ó mismo día del concierto si quedasen entradas disponibles.

Según informa Intermon Oxman en su web, miembros de su organización están trabajando en cinco puntos de la capital haitiana, Puerto Príncipe, para ayudar a un colectivo de 80.000 personas. La ONG está dando prioridad a la distribución de agua potable, kits de higiene personal y lonas de plástico para refugios temporales, además de a la construcción de letrinas en los campamentos para evitar el brote de enfermedades.

Espero que os podáis pasar por uno o varios de los conciertos para colaborar y disfrutar.

Hay que evitar la muerte de Aminetu Haidar


La activista saharaui Aminetu Haidar lleva 28 días en huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote y se ha declarado dispuesta a llegar al final, hasta la muerte, con tal de regresar a El Aaiún, su lugar de residencia, donde viven sus hijos, de donde la dictadura marroquí la expulsó sin papeles con la connivencia de nuestras autoridades democráticas que, de una forma extraña, no sólo aceptaron, sino que forzaron su entrada a España sin pasaporte.

Se trata de un asunto complicado y con aristas. Personalmente me parece muy irregular que se permita el acceso a un indocumentado al país, por más que ahora se alegue que Aminetu tiene permiso de residencia español en regla. No me hago a la idea de otro ciudadano a quien se le franqueara el paso de nuestra frontera sin pedirle documentos. En las fronteras, todo extranjero y casi todo nacional es sospechoso mientras no demuestre lo contrario. Y sin embargo, a Aminetu que no quería bajar del avión, que fue forzada a subir en él, la obligaron a descender. Raro.

La autoridad judicial, sin embargo, ha declarado que el Gobierno ha aplicado bien la ley en este caso. No soy ninguna experta. En todo caso este post no pretende esclarecer la cuestión legal, sería demasiado osado, incluso para mí.

Lo que sí me siento con necesidad de compartir es mi convicción de que Aminetu no debe morir. Y de que todas las instancias implicadas tienen que tratar de evitarlo. Por supuesto, para empezar el Gobierno de Marruecos, el Ejecutivo español, las diplomacias internacionales que puedan ayudar de un modo u otro.

También la sociedad civil, los ciudadanos de a pie podemos hacer algo. Debemos pronunciarnos. Todos los interesados en solidarizarse con Aminetu y apostar por una solución rápida de su situación podéis leer y, si estáis de acuerdo, firmar el manifiesto al que os conduce este enlace. Y también podéis informaros de acciones en las webs de las Asociaciones de Amistad con el Pueblo Saharaui.

Pero también desde aquí hago un llamamiento a los más cercanos a la propia Aminetu. Es muy tentador para la causa saharahui contar con un/una martir. Lo comprendo porque son muchos años de olvido para su caso, el de una terrible violación de derechos humanos, perpetrada en 1975, que la comunidad internacional en general y España en particular ha olvidado con un cinismo despiadado.

Aminetu ha conseguido en un mes que el tema salte a las primeras de los diarios internacionales después de años y años de incumplimimiento de resoluciones de la ONU sobre un referendum de autodeterminación del pueblo saharaui. Pero los mártires son muertos. Sólo perviven en pósters, camisetas y en el recuerdo. Aminetu es una persona, una mujer, una madre, una amiga, una activista en defensa de los derechos humanos internacionales. No merece morir. Y su muerte no será más útil que su vida. Puede que sí más impactante. Puede que los medios de comunicación se estremezcan con histeria si la mala noticia llega y que transmitan la histeria al orbe de la comunidad-planeta. Pero al día siguiente, otra persona ocupará la atención de los mass-media, se hará el vacío sobre el conflicto saharaui y la vida concreta de Aminetu será irreplazable, como irremplazable su presencia para los únicos para los que realmente es insustituible, la gente que ya la conocía y amaba antes de este terrible incidente.

Por eso hay que evitar que Aminetu muera. No alimentándola contra su voluntad, sino tratando de que este atropello de sus derechos se repare cuanto antes y, si antes de que la comunidad internacional actúe como debe se ve que puede ser demasiado tarde para ella, conminándola a vivir, planteándole la vuelta atrás como un acto de valentia, de responsabilidad y no empujándola a saltar a un vacío que nunca ha hecho bien a nadie.

Mi abrazo más solidario a ella, a los suyos y a todo el pueblo saharaui. Mi deseo sincero de que sus derechos sean reconocidos y de que el maravilloso país que es Marruecos se democratice ya y para siempre, sin excusas, sin paternalismo de rey ni elite, y mi compromiso como ciudadana española de estar alerta y ser crítica con los atropellos de nuestras autoridades, ésas que elegimos, pagamos, nos representan y nos deben cuentas.

PD: Un grupo de realizadoras españolas ha rodado recientemente el documental Tebraa: voces de mujeres saharauis, que os recomiendo encarecidamente. La tebraa es el canto de las mujeres del desierto del Sáhara. Son cantos de amor o de lamento que entonan cuando están solas. Os he adjuntado el cartel de la película porque incluye los nombres de las protagonistas, las directoras y las instituciones implicadas y puede ayudaros a localizarla para verla.