Película sobre la crisis y crisis en la vida real

Se exhibe estos días el documental ganador del Oscar 2011, Inside job (Trabajo confidencial), una película imprescincible para comprender cómo la crisis financiera de 2008 no sólo se pudo haber evitar, sino es un fenómeno buscado por banqueros y especuladores para hacerse más ricos y poderosos de lo que ya eran, a costa de lo que fuera, en este caso, a costa nuestra. Por el famoso Efecto mariposa, el insecto agita sus alas en el corazón de la Gran Manzana y, aquí, en Sevilla, esta semana, despiden a diez periodistas del Correo de Andalucía que se suman a los trece desempleados, por el ERE del pasado año.

Conviene no perderse el relato de cómo los bancos crearon fondos de alto riesgo y convencieron a sus clientes de que invirtieran en ellos, contrataron a las agencias de calificación para que dijeran que eran seguros y luego, ellos mismos los hundieron en un doble juego que les hizo ganar dinero por todos lados.

¿Cómo -me pregunté en la oscuridad de la sala- esas agencias de calificación de las que no había oído hablar jamás antes de la crisis y que han participado en este fraude global de manera tan descarada son hoy fuente citadas como fiables a diario en nuestros medios de comunicación? Este mismo mediodía, en el Telediario de TVE1 he escuchado asombrada que una de las agencias (¿Hay alguna diferencia? ¿Lo sabe alguien? ¿Se lo pregunta el busto parlante?) ha colocado a Japón en el escalón previo a la degradación de su deuda. ¿Qué importancia tiene eso? ¿Qué valor? Si el día antes del crac las agencias aseveraban que todo iba de maravilla y así seguiría.

Llama también mucho la atención, escalofría, comprobar como los principales asesores económicos del presidente Bill Clinton que iniciaron la actual desregulación de los mercados financierons (lucrándose con ello), continuaron su trabajo durante la Administración Bush Jr. y, lo que es aún peor, son a quienes ha recurrido Barack Obama para, supuestamente, salir del actual desastre.

Y, por último, pero fundamental, se desenmascara el nefasto papel de la Universidad. Cómo eminencias de las facultades de Económicas más importantes e influyentes de EEUU y Gran Bretaña ampararon con sus estudios esta desregulación del mercado que nos ha llevado a donde nos ha llevado y no lo hicieron porque se equivocaran, sino porque eran pagados, subvencionados, por las entidades bancarias que más se lucraban con ese status quo. Salvando las distancias con el mundo anglosajón que cómo ya sabemos está en todo mucho más avanzado, es de preveer que en nuestra Europa, gracias al Plan Bolonia, las investigaciones académicas dependan cada vez más de esas financiaciones privadas, por lo que se ve, tan desintersadas. ¿Empezamos a temblar ya?

¿A qué vamos a esperar? El nivel de vida en todo el mundo ha bajado, los causantes no sólo han ganado dinero con ello, sino que al no verse penalizados se sienten reforzados y dispuestos a nuevas aventuras empresariales y el poder político, entretanto… Para empezar, pierde día a día credibilidad. Su incapacidad para actuar hace pensar que quienes realmente mandan son unas instituciones no elegidas lo cual hace que merme la fe ciudadana en la democracia. Si los partidos tradicionales, de izquierda y derecha, no reaccionan el electorado, o se abstiene o busca opciones en los márgenes del sistema. Por eso repuntan partidos de extrema derecha. Y preocupados por la competencia que suponen, según las encuestas, ya andan los líderes de la derecha (Berlusconi, Sarkozy y Merkel) proclamando que hay que reformar el tratado de Schengen y acabar con la libre circulación de personas por Europa. La excusa es la llegada de inmigrantes de Libia. La realidad, un nuevo recorte de derechos que sufriremos todos si no nos oponemos.

El próximo 1 de mayo, Día de los Trabajadores, es una buena oportunidad para manifestar nuestra determinación de no dejarnos avasallar. Y, entretanto, cuantos queráis manifestar vuestra solidaridad con los periodistas de El Correo de Andalucía, podéis hacerlo firmando la carta a la que se accede por este enlace.

Los comentarios están cerrados.